Posts

Showing posts from June, 2015

Edmond Jabès - Un fragmento de 'El libro de las semejanzas'

Image
Un fragmento de Edmond Jabès.
Edmond Jabès
Ningún cerco tiene sentido en el desierto; en el vacío ningún pensamiento, ningún libro que sea cerco de todo pensamiento. Hablar del libro del desierto es también ridículo como hablar del libro de la nada. Y, sin embargo, es sobre esta nada que he edificado mis libros. De arena, de arena, de arena hasta el inifinito. Si existe un libro de la muerte, no puede tratarse de la muerte hecha palabras –como enfundada en un traje– Oh libro dos veces sacrificado. Es en las lindes no-fijadas del espíritu, en esa frontera devastada pero infranqueable, que la semejanza ve evidenciada su potencia.
Aquí, se agota el lenguaje.
Edmond Jabès (Le livre des ressemblences) Traducción de Carlos Ciro



Original: Aucune clôture n'a de sens dans le désert, dans le vide aucune pensée, aucun livre qui est clôture de toute pensé. // Parler du livre du désert est aussi ridicule que de parler du livre du rien. Et pourtant, c'est sur ce rien que j'ai édifié mes livres. //…

La piedad - Giuseppe Ungaretti (1928)

Image
Giuseppe Ungaretti - La piedad




LA PIEDAD
1
Soy un hombre herido.
Y quisiera irme y arribar finalmente, Piedad, allí donde se escucha al hombre que está a solas consigo.
No tengo más que soberbia y bondad.
Y me siento exiliado en medio de los hombres.
Mas por ellos estoy en pena. ¿No seré digno de volver en mí?
He poblado de nombres el silencio.
¿He hecho pedazos corazón y mente Para caer en servidumbre de palabras?
Reino sobre fantasmas.
Oh, hojas secas, alma llevada aquí y allá...
No, odio el viento y su voz de bestia inmemorial.
Dios, quienes te imploran ¿no te conocen más que de nombre?
Me has expulsado de la vida.
¿Me expulsarás de la muerte?
Quizás el hombre sea también indigno de esperar.
¿También está seca la fuente del remordimiento?
¿Qué importa el pecado, si ya no conduce a la pureza?
La carne apenas recuerda que alguna vez fue fuerte.
El alma está loca y gastada.
Dios, mira la debilidad nuestra.
Quisiéramos una certeza.
¿Ya ni te ríes de nosotros?
Entonces, crueldad, compadécenos.
Ya no puedo más de estar em…