Thursday, May 16, 2013

Rainer Maria Rilke - Sexta elegía

Una versión en proceso de la sexta pieza de las Elegías del Duino, escrita por Rainer Maria Rilke entre 1912 y 1922:




LA SEXTA ELEGÍA

Higuera, desde hace cuánto me resulta significativo
el que tu, casi por completo, omites la floración
y adentro, en el tempranamente determinado[i] fruto, no alabado,
tu puro misterio rezumado[ii] introduces.
Así como de la fontana la tubería, tu encorvado ramaje
hacia abajo la savia y hacia arriba conduce: y ella desde el sueño brota,
casi sin despertar, hacia la dicha de su más dulce obra.
Mira: como el dios al cisne.
                                                                        ...... Nosotros, sin embargo, nos demoramos,
ay, vanagloriándonos en el florecer, y en el centro[iii] tardío
de nuestro fruto último delatándolo[iv] entramos.
En pocos se eleva con tal fuerza la fiebre de la acción
que ya se enfilan y enardecen en la plenitud del corazón,
cuando la tentación de florecer roza, cual tenue brisa nocturna,
la juventud de sus bocas, sus párpados:
Héroes quizás y esos tempranamente destinados-al-otro-lado,
aquéllos a quienes la muerte jardinera de un otro modo las venas tuerce.
Estos se arrojan hacia allí: a su propia sonrisa
preceden, como la cuadriga en la leve
imagen tallada en Karnak del victorioso rey.

Sorprendentemente cercano está el héroe a los jóvenes muertos. Durar
no le inquieta. Su aurora es existencia; inalterado
continúa él y se adentra en la cambiada constelación
de su constante peligro. Pocos le encontrarían allí. Pero,
aquel que oscuramente nos calla, el súbitamente exaltado destino,
lo canta, introduciéndolo, en la tormenta de su rumoroso mundo.
A nadie escucho como a él. Por completo me traspasa
con el aire tormentoso, su tonada sombría.

Entonces, con qué gusto me escondería de la nostalgia: Ah, si fuese yo,
si fuese un muchacho, y pudiese todavía llegar a serlo y sentarme
apoyado en los brazos futuros y leyese sobre Sansón,
cómo su madre parió primero nada, y luego todo.

¿No era ya héroe en ti, oh madre, no empezó
ya ahí, en ti, su elección soberana?
Miles fermentaban en el vientre y querían ser él,
pero mira: él tomó y dejó, eligió y pudo.
Y si derribó las columnas, ello ocurrió cuando irrumpió
fuera del mundo de tu cuerpo, en el mundo más estrecho, donde, una vez más,
eligió y pudo. ¡Oh madres de héroes!
¡Oh manantiales de impetuosos torrentes! Vuestras cuencas, en las que,
desde lo alto, desde la frontera-del-corazón, lastimeramente,
ya las muchachas se despeñaron, futura ofrenda para el hijo.
Porque el  héroe, torrenteaba hasta allí a través de las estancias del amor,
todo hacia él elevado, todo latido-del corazón que a él se refería,
rechazó pronto, y permaneció de pie al final de las sonrisas, vuelto otro.


Traducción de Carlos Ciro, mayo de 2013.


Poema en lengua original:
DIE SECHSTE ELEGIE

Feigenbaum, seit wie lange schon ists mir bedeutend,
wie du die Blüte beinah ganz überschlägst
und hinein in die zeitig entschlossene Frucht,
ungerühmt, drängst dein reines Geheimnis.
Wie der Fontäne Rohr treibt dein gebognes Gezweig
abwärts den Saft und hinan: und er springt aus dem Schlaf,
fast nicht erwachend, ins Glück seiner süßesten Leistung.
Sieh: wie der Gott in den Schwan.
                                                                        …… Wir aber verweilen,
ach, uns rühmt es zu blühn, und ins verspätete Innre
unserer endlichen Frucht gehn wir verraten hinein.
Wenigen steigt so stark der Andrang des Handelns,
daß sie schon anstehn und glühn in der Fülle des Herzens,
wenn die Verführung zum Blühn wie gelinderte Nachtluft
ihnen die Jugend des Munds, ihnen die Lider berührt:
Helden vielleicht und den frühe Hinüberbestimmten,
denen der gärtnernde Tod anders die Adern verbiegt.
Diese stürzen dahin: dem eigenen Lächeln
sind sie voran, wie das Rossegespann in den milden
muldigen Bildern von Karnak dem siegenden König.

Wunderlich nah ist der Held doch den jugendlich Toten. Dauern
ficht ihn nicht an. Sein Aufgang ist Dasein; beständig
nimmt er sich fort und tritt ins veränderte Sternbild
seiner steten Gefahr. Dort fänden ihn wenige. Aber,
das uns finster verschweigt, das plötzlich begeisterte Schicksal
singt ihn hinein in den Sturm seiner aufrauschenden Welt.
Hör ich doch keinen wie ihn. Auf einmal durchgeht mich
mit der strömenden Luft sein verdunkelter Ton.

Dann, wie verbärg ich mich gern vor der Sehnsucht: O wär ich,
wär ich ein Knabe und dürft es noch werden und säße
in die künftigen Arme gestützt und läse von Simson,
wie seine Mutter erst nichts und dann alles gebar.

War er nicht Held schon in dir, o Mutter, begann nicht
dort schon, in dir, seine herrische Auswahl?
Tausende brauten im Schooß und wollten er sein,
aber sieh: er ergriff und ließ aus, wählte und konnte.
Und wenn er Säulen zerstieß, so wars, da er ausbrach
aus der Welt deines Leibs in die engere Welt, wo er weiter
wählte und konnte. O Mütter der Helden,
o Ursprung reißender Ströme! Ihr Schluchten, in die sich
hoch von dem Herzrand, klagend,
schon die Mädchen gestürzt, künftig die Opfer dem Sohn.
Denn hinstürmte der Held durch Aufenthalte der Liebe,
jeder hob ihn hinaus, jeder ihn meinende Herzschlag,
abgewendet schon, stand er am Ende der Lächeln, anders.




[i] El adjetivo 'enschlossene', tiene el sentido de 'determinado', 'resuelto', 'cumplido', y en el caso del fruto, incluso, 'maduro'; pero también guarda fuertemente el sentido de lo 'cerrado', de lo confinado, de lo concluído, de lo terminado: 'schlossen', que, quizá levemente, permanezca también en el adjetivo 'determinado' elegido en esta versión.
[ii] El verbo aleman 'drängen' tiene los sentidos de instar, urgir, apurar, apremiar, apresurar, estimular; y también el de escurrir, retorcer ligeramente...  Al estar construido con el adverbio 'hinein', adentro pareciera adquirir aquí el sentido de 'rezumar', 'destilar'.
[iii] También, la interioridad, 'Innre'.
[iv] Hipótesis de traducción para el verbo alemán 'verraten', que tiene los sentidos de 'traicionar', 'denunciar', 'delatar', 'revelar', 'descubrir', pero cuya presencia en este verso resulta difícil de verter. Conjeturando se encuentra asociado tanto al fruto como al nosotros, se presenta, tal como aparece, en la forma 'delatándolo'.

Friday, May 10, 2013

Carlos Vásquez (@tamayovasquez) - Columnas de opinion - Noticias UdeA

Es imbricado encontrar (o rastrear) las columnas de un autor cualquiera en el portal de noticias de la UdeA. No parece existir un motor de búsqueda interno y las opciones para configurar una búsqueda desde un medio externo (Google, por ejemplo) tampoco parecen funcionar fácilmente.

Podría bastar con mirar el listado de (hasta hoy 225) artículos de opinión en el mencionado portal para reconocer (intuir) los que han sido escritos por el poeta Carlos Vásquez (@tamayovasquez en Twitter); sin embargo, no sobrará tener, por acá, esta lista para retornar a ellos de tanto en tanto:





Toda omisión que descubra, no dude en referirla.