Sunday, July 29, 2012

La sabiduría de Confucio - Friedrich Schiller

La sabiduría de Confucio

I

Triple es el paso del tiempo:
Dudoso llega hasta aquí el futuro,
veloz como flecha huye el ahora,
silente en la eternidad yace el pasado.

Ninguna impaciencia da alas
a su paso, cuando se detiene.
Ningún temor, ninguna duda retiene
su marcha cuando pasa volando.
Ningún remordimiento, ningún conjuro
puede mover al estático.

¿Quieres tú feliz y sabio
culminar el viaje de la vida?,
toma la duda por consejo
y no como instrumento de tu obrar.
No tomes al que vuela como amigo,
ni al que permanece como enemigo.

II

Triple es la dimensión del espacio:
incansable se extiende sin cesar
hacia la lejanía, continúa esparciendo
la distancia interminable, la anchura;
sin fondo se abisma la profundidad.

Te ha sido dada una imagen suya:
sin descanso habrás de luchar hacia adelante.
Nunca cansado te detengas.
Debes desarrollarte en la amplitud,
si acaso quieres para ti modelar el mundo,
en la profundidad habrás de erguirte,
y ésta te mostrará su esencia.

Sólo la constancia conduce a la meta,
sólo la abundancia conduce a la claridad,
y la verdad habita en el abismo.

Friedrich Schiller
Traducción de Carlos Ciro.


***


Sprüche des Konfuzius

I // Dreifach ist der Schritt der Zeit: / zögernd kommt die Zukunft hergezogen, / pfeilschnell ist das Jetzt entflogen, / ewig still steht die Vergangenheit. // Keine Ungeduld beflügelt / ihren Schritt, wenn sie verweilt. / Keine Furcht, kein Zweifeln zügelt / ihren Lauf, wenn sie enteilt. / Keine Reu, kein Zaubersegen / kann die Stehende bewegen. // Möchtest du beglückt und weise / endigen des Lebens Reise, / nimm die Zögernde zum Rat, / nicht zum Werkzeug deiner Tat. / Wähle nicht die Fliehende zum Freund, / nicht die Bleibende zum Feind.

II // Dreifach ist des Raumes Maß: / rastlos fort ohn' Unterlaß / strebt die Länge; fort in's Weite / endlos gießet sich die Breite; / grundlos senkt die Tiefe sich. // Dir ein Bild sind sie gegeben: / rastlos vorwärts musst du streben. / Nie ermüdet stille stehn. / Musst in's Breite dich entfalten, / soll sich dir die Welt gestalten; / in die Tiefe musst du steigen, / soll sich dir das Wesen zeigen. // Nur Beharrung führt zum Ziel, / nur die Fülle führt zur Klarheit, / und im Abgrund wohnt die Wahrheit.

Tuesday, July 24, 2012

Ingeborg Bachmann - Nebelland (País-de-niebla).

Recientemente, doña Rosa Moreno (@ismene2 en Twitter) me dio a conocer un poemario del colombiano Selnich Vivas en el que se recrea ficcional y poéticamente con un sólido conocimiento y con muy buen gusto poético, la relación epistolar entre Paul Celan e Ingeborg Bachmann, tomando prestada por título una bellísima expresión de un telegrama enviado por Ingeborg Bachmann a Paul Celan: «Lass uns die Worte finden!» («¡Déjanos encontrar las palabras!»). Muchas veces, mientras leía el texto, no podía dejar de pensar que su título ha sido siempre mi plegaria (dirigida a cada autor a su vez) mientras traduzco poemas por placer y en señal de agradecimiento y de júbilo.

Hoy, he vuelto a decir con devoción esta oración: «Déjame encontrar las palabras, Ingeborg» y he retomado la traducción de un poema suyo que había ensayado sin éxito un par de años atrás y del que hoy comparto aquí mi traducción. No sé si mi plegaria, esta vez en coro con los ecos de Celan y de Selnich Vivas que han quedado en mi memoria, haya sido ya atendida o si tal vez, en medio de otra noche, aún remota, vengan a mí palabras más justas para alguno de estos versos, más precisas y sonoras... Por ahora, está así:


Nebelland (País-de-niebla)


En invierno, amada mía
entre las fieras de los bosques.
Que hé de volver antes que amanezca
lo sabe la zorra y ríe.
¡Cómo tiemblan las nubes! Y cae
sobre mi cuello de nieve
una capa de hielo quebradizo.

En invierno, amada mía
hay un árbol entre los árboles y carga
los cuervos de mal-agüero
en sus bella ramas. Sabe
que el viento, al atardecer,
su rigidez con escarcha colma y eleva
mi traje de noche y me manda a casa.

En invierno, amada mía
entre los peces y la mudez.
Escucho las aguas que la línea
de sus aletas agita desde dentro,
permanezco en la orilla y veo
hasta que los témpanos me empujan
al voltearse y sumergirse.

Y una vez más el clamor del ave
atrapada, que tensa sobre mí
sus alas, me precipito
sobre el campo abierto: ella despluma
los pollos y me lanza una clavícula
blanca. Yo la tomo alrededor del cuello
y sigo bajando a través de la amargura.

Infiel es mi amada,
lo sé, a veces ella levita en altos
zapatos de tacón hacia la ciudad,
besa en los bares, con las pajillas,
el fondo de los vasos en su boca
y brotan sus palabras para todos.
Pero ese lenguaje yo no lo entiendo.

He visto el País-de-niebla.
He comido el Corazón-de-niebla.

Ingeborg Bachmann
Traducción de Carlos Ciro


***

Nebbelland


Im Winter ist meine Geliebte
unter den Tieren des Waldes.
Daß ich vor Morgen zurückmuß,
weiß die Füchsin und lacht.
Wie die Wolken erzittern! Und mir
auf den Schneekragen fällt
eine Lage von brüchigem Eis.

Im Winter ist meine Geliebte
ein Baum unter Bäumen und lädt
die glückverlassenen Krähen
ein in ihr schönes Geäst. Sie weiß,
daß der Wind, wenn es dämmert,
ihr starres, mit Reif besetztes
Abendkleid hebt und mich heimjagt.

Im Winter ist meine Geliebte
unter den Fischen und stumm.
Hörig den Wassern, die der Strich
ihrer Flossen von innen bewegt,
steh ich am Ufer und seh,
bis mich Schollen vertreiben,
wie sie taucht und sich wendet.

Und wieder vom Jagdruf des Vogels
getroffen, der seine Schwingen
über mir steift, stürz ich
auf offenem Feld: sie entfiedert
die Hühner und wirft mir ein weißes
Schlüsselbein zu. Ich nehm’s um den Hals
und geh fort durch den bitteren Flaum.

Treulos ist meine Geliebte,
ich weiß, sie schwebt manchmal
auf hohen Schuh’n nach der Stadt,
sie küßt in den Bars mit der Strohhalm
die Gläser tief auf den Mund,
und es kommen ihr Worte für alle.
Doch diese Sprache verstehe ich nicht.

Nebelland hab ich gesehen,
Nebelherz hab ich gegessen.

Ingeborg Bachmann, Sämtliche Gedichte; Piper, München.

Saturday, July 21, 2012

Three poems with English translation

He tenido la desvergüenza de traducirme al inglés y comparto aquí tres breves poemas en prosa de una colección dedicada a pequeñas piedras que colecciono hace algunos años y que intento recrear (o escuchar) en estos textos.

I've dared to translate myself into English and I share here three poetic prose pieces that are part of a series of poems dedicated to small stones that I do collect for some years now and that I've tried to re-create (or to listen) in those texts.


SODALITA

¿Qué eco guardas para mí, escombro de noche?, ¿qué nombre yace olvidado en tu dureza azul y mana en las comisuras de mi ojo? Calcíferos surcos buscan en ti su sombra y ritman mi duermevela.

Es tu color el filo de mis uñas que buscan tu puerta y el frío que cala en mi lengua. ¡Di algo! Deja que emerja tu voz resquebrajando mis dedos.




SODALITE

What echo do you guard for me, night rubble? Which name lies, forgotten, in your blue hardness and flows in the corners of my eye? Calciferous grooves search in you their shadow and give rhythm to my half-sleep.

It is your color the edge of my fingernails that seek your door and the cold that creek in my tongue. Say something! Let your voice emerge cracking my fingers.


FERRITA

Allanas para mí tu herrumbre. Siembro en ella los poros de mis dedos: palpitas. Imagino tu centro de fuego contenido, el vórtice de suave lava, tibio, calcinante.

Sigo el rumbo de tus venas de calcio y magnesio hasta la férrea puerta y un centinela duerme junto a la llave de tu lengua que no hablo. No consigo balbucear tu silencio, decirlo con la justeza del salto al vacío y tiemblan mis dedos entre el rocío de oro de tu carne incendiada de rojo, gélida ante mis ojos. Y tu caes con el estrépito sordo de la piedra sobre el papel. No sangras.



FERRITE

You flatten for me your rust. I sow in it the pores of my fingers: you throb. I imagine your fire-contained center, the soft-lava vortex, warm, scorching.

I follow the course of your calcium and magnesium veins to the iron gate and there's a guard sleeping next to the key of your language that I do not speak. I can not mumble your silence, I can not speak it with the fairness of the leap in the void and my fingers do tremble between the golden dew of your burning red flesh, icy on my eyes. And you fall with the dull roar of the stone on the paper. You don't bleed.


ÁGATA

I

Te hablo desde el hueco de mi voz. Desde su ausencia guiada por el verde sendero que en la piedra se extiende.
En la brevedad de la luz, en su insaciable fragua, los restos de quienes fuimos vuelven al pedernal, regresan a la piedra que nos contiene, evocan la sal en la lengua.

II

En la piedra todo se salva de la corrupción. Con mis ojos vendados recorro el pasaje que el ágata guarda, busco la demencia en el secreto de su baraja; ciego, escruto su oscuridad que me envuelve, el deleite en el miedo del relámpago que a mi ojo eclipsa.
En la deriva de nuestras manos fermento en la piedra los jugos de la tierra, su secreto almizcle. Destilo en la hoja la sangre de esta herida que te dibuja con el temblor del pétalo que se abre al fuego de tu labio.

III

Montaña soy y te acuno como al agua que por mis laderas desciende, se escapa perseguida por la llama de mi centro que quiere ofrendarse, abrirse como tormenta en el mar, al interior de la piedra.
Sueña en mi oído estas palabras que escribo en el corazón de la piedra para ocultármelas, esta luz que contigo se desposa apresada por la opacidad de la tinta.

CODA

La tinta horada el papel
como el verde al ágata
como el agua a la montaña


AGATE

I

I speak from the hollow of my voice. From his absence guided by the green path that extends into the stone.
In the brevity of the light, in their insatiable furnace, the remains of those who we were, went back to the Flint, return to the rock that contain us, evoke the salt in the tongue.

II

In the stone all is saved from corruption. With my eyes blindfolded I travel the passage that the agate saved for me. I look for dementia in the secret of its deck; blind, I scrutinize its darkness that surrounds me, the delight in the fear of the lightning that overshadows my eye.
In the derives of our hands I do ferment on the stone the juices of the earth, its secret musk. I distil in the sheet the blood of this wound that draws you in the tremor of the petal that opens to the fire of your lip.

III

Mountain I am and I cattle you as I do with the water that goes down my hills, the water that escapes prosecuted by the fire of my center that wants to be offered itself, to be opened as a storm on the sea, inside the stone.
Dream in my ear these words I write in the heart of the stone to hide them from me, this light that marries you caught by the opacity of the ink.

CODA

The ink pierces the paper
as the green to the agate
as the water to the mountain

Wednesday, July 18, 2012

Blaue Stunde / Hora azul - Gottfied Benn

HORA AZUL

I

Entro en la hora oscuramente azul –
está allí el portal, la cadena se cierra
y ahora en el cuarto un rojo en una boca
y una vasija de rosas tardías – ¡tú!

Ambos sabemos que esas palabras,
tantas veces dichas entre tú y yo y ofrendadas
son ya nada entre nosotros y están fuera de lugar:
esto es todo y es el último tren.

Lo no-dicho hasta ahora se ha extendido
y colma el cuarto y se piensa para sí mismo
la Hora –nada espera y nada lamenta–
con su vasija de rosas tardías – ¡tú!

II

Tu cabeza discurre, es blanca y quiere protegerse,
sin embargo, se amontonan en tu boca
todo el gozo, la púrpura y las flores
de la heredada tierra de tus ancestros.

Eres tan blanca, se piensa que caerás en copos
con toda la nieve, ante todas las deshojadas
rosas blancas mortuorias, miembro a miembro – Corales
sólo en los labios, tal grande y dura herida.

Eres tan suave, traes una especie de hechizo,
la fortuna de abismarse y el peligro de caer
en una azul, oscuramente azul, hora
y cuando ella pasa, nadie sabe si pasó.


III

Yo te pregunto, ¿eres ya de otro?,
¿para qué me traes las rosas tardías?
Tú dices, vuelan los sueños, las horas pasan,
¿qué es todo esto: él y yo y tú?

«Cuanto se eleva, busca también su caída,
cuanto se vive – quién lo sabe con certeza.
La cadena se cierra, calla entre estos muros
y allí donde es ancho, alto y oscuro azul.»


Gottfried Benn
Traducción de Carlos Ciro


* * *


Blaue Stunde

I
Ich trete in die dunkelblaue Stunde -
da ist der Flur, die Kette schließt sich zu
und nun im Raum ein Rot auf einem Munde
und eine Schale später Rosen – Du!

Wir wissen beide, jene Worte,
die jeder oft zu anderen sprach und trug,
sind zwischen uns wie nichts und fehl am Orte:
dies ist das Ganze und der letzte Zug.

Das Schweigende ist so weit fortgeschritten
und füllt den Raum und denkt sich selber zu
die Stunde – nichts gehofft und nichts gelitten –
mit ihrer Schale später Rosen – Du.

II
Dein Haupt verfließt, ist weiß und will sich hüten,
indessen sammelt sich auf deinem Mund
die ganze Lust, der Purpur und die Blüten
aus deinem angestammten Ahnengrund.

Du bist so weiß, man denkt, du wirst zerfallen
vor lauter Schnee, vor lauter Blütenlos,
totweiße Rosen, Glied für Glied – Korallen
nur auf den Lippen, schwer und wundengroß.

Du bist so weich, du gibst von etwas Kunde,
von einem Glück aus Sinken und Gefahr
in einer blauen, dunkelblauen Stunde
und wenn sie ging, weiß keiner, ob sie war.

III
Ich frage dich, du bist doch eines andern,
was trägst du mir die späten Rosen zu?
Du sagst, die Träume gehn, die Stunden wandern,
was ist das alles: er und ich und du?

«Was sich erhebt, das will auch wieder enden,
was sich erlebt – wer weiß denn das genau,
die Kette schließt, man schweigt in diesen Wänden
und dort die Weite, hoch und dunkelblau.»

Gottfried Benn

Tuesday, July 17, 2012

Dos poemas de Rutger Kopland

Dos poemas de Rutger Kopland (Holanda. 4/8/1934 -- 11/7/2012).


XI

Todos los años que estuve mirando
en la terraza del río
pensé yo: así como aquí, como debe ser

nada falta, nada sobra
es fácil comprenderlo
es demasiado obvio para describirlo
pues allí está

el paisaje con el río
que nunca habré de conocer

Rutger Kopland
Traducción de Carlos Ciro

***

XI

Al die jaren dat ik zat te kijken
op het terras aan de rivier
dacht ik: zoals hier, zo moet het zijn

niets ontbreekt, niets is overbodig
het is te eenvoudig om te begrijpen
te vanzelfsprekend om te beschrijven
zo ligt het daar

het landschap met de rivier
ik zal het nooit kennen

Rutger Kopland

***

FRENTE LA PUERTA QUE CRUJE

Y así nos detuvimos frente a la puerta que cruje,
tan fuera de este mundo como lo están los caballos.

Una vez más era la tierra, estiércol en la soir
de parís, una noche de cuándo y dónde.

Versos olvidados resurgieron en mí,
suaves prados en tierras que riman con noche,

pero susurraste: aquí, aquí está
mejor, dónde estás, dónde estás ahora

con tus manos. Y así yacimos apretados
contra la tierra y uno contra el otro, mientras la puerta

crujió con los caballos que irrumpían.

Rutger Kopland
Traducción de Carlos Ciro

***

TEGEN HET KRAKENDE HEK

Zo stonden wij tegen het krakende hek,
zo buiten de wereld als paarden.

Het was weer aarde, gier en soir de
paris, een avond van waar en wanneer.

In mij kwamen vergeten regels omhoog,
zachte op nacht rijmende landerijen,

maar jij fluisterde: hier, hier is het
het fijnste, waar je nu bent, waar je nu

bent met je handen. Zo lagen we tegen
de aarde en tegen elkaar, terwijl het hek

kraakte tegen de opdringende paarden.

Rutger Kopland

Tuesday, July 10, 2012

Fuga de muerte (de Paul Celan)


FUGA DE MUERTE (TODESFUGE)


Negra leche del alba la bebemos en la tarde
la bebemos al mediodía y en la mañana la bebemos de noche
bebemos y bebemos
cavamos una fosa en los aires no se está allí estrecho.
Un hombre vive en la casa que juega con las serpientes que escribe
que escribe cuando es oscuridad en Alemania tu pelo dorado Margarete
lo escribe y sale de la casa y brillan las estrellas silba para llamar a sus perros
silba a sus judíos para que caven una tumba en la tierra
nos ordena tocar para danzar ahora.


Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos de mañana y a mediodía te bebemos de tarde
bebemos y bebemos
un hombre vive en la casa que juega con las serpientes que escribe
que escribe cuando es oscuridad en Alemania tu pelo dorado Margarete
tu pelo de ceniza Sulamith cavamos una fosa en los aires no se está allí estrecho


Él ordena a unos cavad más hondo en la tierra y a otros tocad música y cantad
Él toma el hierro del cinturón lo blande son azules sus ojos
clavad los unos más hondo las palas y los otros seguid tocando para danzar


Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía y en la mañana te bebemos de tarde
bebemos y bebemos
un hombre vive en la casa tu pelo dorado Margarete
tu pelo de ceniza Sulamith él juega con las serpientes


Él clama que suene más dulce la muerte la muerte es un Maestro* de Alemania
Él clama tañed más oscuros violines así ascenderéis como humo en el aire
así tendréis vuestra fosa en las nubes no se está allí estrecho


Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía la muerte es un Maestro de Alemania
te bebemos de tarde y en las mañanas bebemos y bebemos
la muerte es un Maestro de Alemania azul es su ojo
él te alcanza con su bala de plomo él te alcanza con gusto
un hombre vive en la casa tu pelo dorado Margarete
azuza sus perros contra nosotros nos regala una fosa en el aire
juega con las serpientes y sueña la muerte es un Maestro de Alemania


tu pelo dorado Margarete
tu pelo de ceniza Sulamith


Paul Celan
Traducción de Carlos Ciro.


(*) «Meister» / «Maestro, director» en el sentido de “director de una orquesta musical”.




El poema, en la voz de su autor:










Y el texto original en alemán:


Paul Celan - Todesfuge


Schwarze Milch der Frühe wir trinken sie abends
wir trinken sie mittags und morgens wir trinken sie nachts
wir trinken und trinken
wir schaufeln ein Grab in den Lüften da liegt man nicht eng
Ein Mann wohnt im Haus der spielt mit den Schlangen der schreibt
der schreibt wenn es dunkelt nach Deutschland dein goldenes Haar Margarete
er schreibt es und tritt vor das Haus und es blitzen die Sterne er pfeift seine Rüden herbei
er pfeift seine Juden hervor läßt schaufeln ein Grab in der Erde
er befiehlt uns spielt auf nun zum Tanz


Schwarze Milch der Frühe wir trinken dich nachts
wir trinken dich morgens und mittags wir trinken dich abends
wir trinken und trinken
Ein Mann wohnt im Haus der spielt mit den Schlangen der schreibt
der schreibt wenn es dunkelt nach Deutschland dein goldenes Haar Margarete
Dein aschenes Haar Sulamith wir schaufeln ein Grab in den Lüften da liegt man nicht eng


Er ruft stecht tiefer ins Erdreich ihr einen ihr andern singet und spielt
er greift nach dem Eisen im Gurt er schwingts seine Augen sind blau
stecht tiefer die Spaten ihr einen ihr andern spielt weiter zum Tanz auf


Schwarze Milch der Frühe wir trinken dich nachts
wir trinken dich mittags und morgens wir trinken dich abends
wir trinken und trinken
ein Mann wohnt im Haus dein goldenes Haar Margarete
dein aschenes Haar Sulamith er spielt mit den Schlangen
Er ruft spielt süßer den Tod der Tod ist ein Meister aus Deutschland
er ruft streicht dunkler die Geigen dann steigt ihr als Rauch in die Luft
dann habt ihr ein Grab in den Wolken da liegt man nicht eng


Schwarze Milch der Frühe wir trinken dich nachts
wir trinken dich mittags der Tod ist ein Meister aus Deutschland
wir trinken dich abends und morgens wir trinken und trinken
der Tod ist ein Meister aus Deutschland sein Auge ist blau
er trifft dich mit bleierner Kugel er trifft dich genau
ein Mann wohnt im Haus dein goldenes Haar Margarete
er hetzt seine Rüden auf uns er schenkt uns ein Grab in der Luft
er spielt mit den Schlangen und träumet der Tod ist ein Meister aus Deutschland


dein goldenes Haar Margarete
dein aschenes Haar Sulamith